sábado, 1 de marzo de 2008

Obsidiana


Buscaré la piedra que arrancó la mano
de tanto estirar la memoria,
la golpearé con cantos de cristales
hasta cortarme los dedos del tiempo
y que mi mente sangre,
así llegaré al fondo de mi espíritu
refugiándome en el olvido.
Buscaré manantiales de obsidiana
entre las rocas, allí donde pace,
entonces podré decir viví,
pero hoy la tierra me cubre,
arrancándome el agua que llevo dentro,
dejando seco el río donde los chopos se bañan.
Y mi fuente dejo de manar, se vació el corazón
llamando a las sombras del Apocalipsis.

1 comentario:

Olga S.Isidro dijo...

Julián me permití el lujo de añadir su link a mi blog, si no es de su agrado que lo haya echo, le ruego me lo haga saber. Disculpe mi atrevimiento.
En cuanto a su poema,¡hermoso! sinceramente me gusta muchisimo como escribe usted.
Saludos.