domingo, 7 de junio de 2009

Tu Baul





Encontré la muñeca que rompí a mi hermana
en ese baúl que tú guardabas.
Donde los años se posaron en las tablas.
Hoy volví a la vieja casa donde tú bordabas
y entre la alacena y tu reloj, ese baúl dormitaba.
Cuantos recuerdos se guardaron,
fotografías viejas de padre y mis hermanos,
tu pañuelo negro del que nuca te despegaste,
la rueda de un camión que me hizo papá.
La cara de tu madre descolorida en papel,
tu huevo de hacer calceta.
Inolvidables momentos del niño que fui
al calor del hogar.
Tu aroma recién llegado de la siega
las noches oscuras de tormenta,
y los dolores de los campos.
donde las espaldas se contraían
entre las espigas de la cebada.
Esos surcos que marcaron tu semblante
entre las tierras castellanas.
Los amos vigilaban el trabajo
achuchando a los capataces
mientras el sol quemaba con saña.
Hoy soy el niño que vuelvo a recordarte
y en este baúl que tú guardabas
mis lágrimas cayeron en su tupido polvo.
Lo cerré y los ojos se llenaron de momentos
como aquellos en tus brazos de madre.

1 comentario:

AnaR dijo...

Un baul de tiempo, siempre contendrá mucho,mucho más de lo que guarda.

Y esta...tambien la enlazo.

Abrazotes

Ana