sábado, 7 de junio de 2008

Romance de un Rey



Donde el mar lanza las olas
sobre los acantilados
allí se elevan las brumas
y reposan grandes magos.

Ávalon abre los velos
donde las Diosas del lago
se mecen en su leyenda
de otros tiempos pasados
dejando pasar la historia.

Cuentan que allí iniciaron
a Arturo de Camelot
un reino por él fundado.

Y que en la Tabla Redonda
se hablaba con desenfado
con los fieles caballeros
junto con el rey al mando

El valiente Lanzarote,
un caballero gallardo,
se enamoró de Ginebra
la esposa del soberano.

A sus espaldas se amaron:
Por los dos fue traicionado.

Arturo, abatido y viejo,
atacó como un cruzado
a Mordret su ingrato hijo.

Contra él fue guerreando
y luchando frente a frente
batiéndose espada en mano.
Cayeron los dos heridos
y en la muerte se abrazaron.

Esta es la historia de Arturo
que fue Rey y buen vasallo
de Camelot de Britania.
Por todos es recordado.

1 comentario:

Olga S.Isidro dijo...

¡Precioso! me retrotrae a otros tiempos, tiempos de magia, de caballeros.
Un placer leerle. Mis saludos.